Zaragoza día 2. De cine, milagros y unos curiosos pájaros.

A finales del siglo XIX se experimentó en todo el mundo con las imágenes en movimiento. Entre tantos inventos que hubo es complicado establecer con cuál se obtuvo la primera película de la historia. En España la teoría más aceptada es que la primera película de la historia del cine español es “Salida de misa de 12 del Pilar” de Eduardo Jimeno, rodada en la plaza del pilar. Y es exactamente ahí donde empiezo mi segundo día en Zaragoza.

La Plaza de Nuestra Señora del Pilar es el lugar perfecto para iniciar una visita a la zona centro de Zaragoza, comenzando por los monumentos más famosos. Siguiendo con los superlativos que tanto gustan a las guías turísticas, estamos en la plaza peatonal más grande de España. Desde la fuente de la hispanidad (hay que fijarse bastante para darse cuenta que es un mapa de latinoamérica) hasta la lonja pasando por el ayuntamiento y la Basílica del Pilar. Conectando ademas con la plaza de la Seo en la que se encuentra el monumento a Goya, la catedral de San Salvador (La Seo para los zaragozanos) y el museo del Foro Caesaraugusta.

Inicio el recorrido visitando a primera hora la Basílica de Nuestra Señora del Pilar. Impresiona tanto desde fuera como desde dentro por sus grandes cúpulas y altas torres. Amplios espacios en los que una vez más no se permiten tomar fotografías, de manera que las únicas fotos que muestro en esta entrada son desde el exterior y desde la torre. El acceso a una de las torres (3€) mediante un ascensor de cristal ofrece vistas inmejorables de Zaragoza. Como datos interesantes a destacar de la Basílica es que las cúpulas de dos de las capillas fueron pintadas por Goya. Llama también la atención el tamaño de la virgen del Pilar. Le llaman la “pilarica” porque es bastante compacta. Concretamente 36.5 centímetros de altura. Y esta altura es el origen de uno de los souvenirs más típicos de Zaragoza: “las cintas de medida de la virgen”. Se trata de cintas de colores cuya longitud se corresponde con la altura de la virgen y que traen suerte. ¿Es algo típico de la zona o es lo que se le cuenta a los turistas para sacarles la pasta? No puedo esclarecer si es cierto o no que traen suerte, pero sí es cierto que no es algo que se les venda solamente a los turistas. Basta con fijarse en los coches que uno vea por Zaragoza para comprobar que una gran mayoría tienen una cinta de estas colgada del retrovisor interior.

El punto que más me llamó la atención de la basílica son dos bombas que cuelgan en una de las columnas próximas a la Capilla de la Virgen. Se trata de bombas que el bando republicano lanzó sobre la Basílica y que no llegaron a estallar. Hay quien dice que no explotaron gracias a la intervención divina de la Virgen del Pilar. Hay quien dice que la altura del avión era muy inferior a la necesaria en el momento del lanzamiento. Una vez más la historia te ofrece diferentes versiones de un mismo hecho para que cada uno escoja la que más le guste… o más le convenga.

Continuo la visita a la ciudad dando un paseo por la zona centro delimitada por la calle del coso y el río Ebro. Calles peatonales comerciales como Alfonso I que conecta con las amplias avenidas de la zona más moderna de Zaragoza, y estrechas calles que te llevan hasta el Tubo. El tubo se llama la zona de calles entre Jaime I, Alfonso I ,El Coso y Mendez Nuñez, donde es típico tomarse unas tapas en los numerosos bares que la pueblan.

Dentro de las varias visitas que se pueden hacer en esta zona de la ciudad, me decidí por visitar la Catedral y el Centro de Historias. De la Catedral de San Salvador no hay nada destacable que decir la verdad, llama la atención que tenga planta cuadrangular en contraposición con la mayoría de catedrales con planta cruciforme.. No tienen servicio de guias, ni de audioguías, por lo que te aportan muy poca información relativa al edificio. La entrada incluye también una visita al museo de tapices.

Con respecto al Centro de Historias, se trata de un museo con diferentes exposiciones temporales (una interesantísima “Steve Schapiro.Retrospectiva” durante esta visita) y que incluye en sus instalaciones un curioso Museo:  EMOZ. La Escuela Museo de Origami de Zaragoza presume de ser el primer museo de Europa dedicado a la papiroflexia. Organizado por el Grupo Zaragozano de Papiroflexia, explica los orígenes de este arte y su evolución paralela en oriente y occidente. En una segunda parte se puede visitar una exposición de figuras de papel de diferentes estilos y tamaños con una sorprendente atención al más mínimo detalle. A la salida una pequeña tienda con gran variedad de libros sobre el tema.

Termino la visita a Zaragoza con un paseo por el Parque Grande, una manera de escapar de las zonas más turísticas, y rodearte de la gente de la ciudad. Anteriormente denominado Parque Primo de Rivera, actualmente se denomina Parque Grande Jose Antonio Labordeta. Un lugar perfecto para escapar del calor de la ciudad, con zonas ajardinadas con abundante sombra.

En estos árboles me encontré unos pájaros muy peculiares. Como una especie de loritos verdes que llamaban la atención por su número, y por un canto no muy agradable. No le di más importancia hasta que los encontré aun en mayor cantidad los días que estuve en Barcelona, donde descubrí el porqué de su presencia. Dejando de un lado a los pájaros, finalizamos con una cerveza al final del camino.

Anuncios