Ruta por los campos de Villanueva de la Torre.

En la frontera entre Madrid y Castilla La Mancha, los campos de cultivo te ofrecen un lugar tranquilo para salir de ruta con unos paisajes asombrosos y una gran variedad de fauna. Esta vez nos vamos de ruta entre Villanueva de la Torre y Meco, donde se pueden ver corzos, avutardas, perdices, liebres,…
Esta vez la ruta la he grabado yo, y subido a wikiloc en este enlace. Se trata de un recorrido circular de unos 12 km de longitud sin apenas dificultad. Son todo pistas entre campos de cultivo y muy poca pendiente. Es un sitio muy tranquilo, frecuentado normalmente por ciclistas y puntualmente coches o tractores que accedan a sus terrenos. La ruta comienza y termina al norte de Villanueva de la Torre, un pueblecillo de Guadalajara cerca de Meco y Azuqueca.

Como me pilla cerca de casa, es una ruta que he hecho varias veces este año, de ahí que las fotos que se ven en la entrada sean de momentos muy diferentes. Se nota mucho por lo rápido que van creciendo los cultivos y por las diferentes horas del día en las que tomé las fotos.

Cada vez que realicé la ruta, me encontré con diferentes animales. Algunos hay que llevar prismáticos para poder verlos, pues se camuflan de una manera increible y son muy asustadizos. Es el caso de las perdices, que a principios de año se veían muy fácilmente pero ahora que han crecido los cultivos ya tienen sitio de sobra para esconderse. Pero van apareciendo otros con el cambio de estación, como las golondrinas con sus acrobacias aéreas a ras de suelo. También he visto corzos al atardecer, liebres, conejos, buitres, y algo que no había visto nunca antes: avutardas. Es ahora al principio de la primavera la mejor época para verlas, antes de que los cultivos crezcan demasiado.

Aunque como ya he dicho la ruta es muy tranquila, recomiendo realizarla por la tarde, ya que por las mañanas los aviones de la base aérea de Torrejón suelen hacer maniobras pasando por esa zona y haciendo un ruido muy molesto. Además realizarla por la tarde tiene otras ventajas como la puesta de sol entre los edificios de la ciudad de Madrid. Es otro de los puntos fuertes de esta ruta, la gran variedad de vistas: la sierra al norte con sus montes nevados, hacia el sur nos acercaremos a Meco y veremos a lo lejos Los Santos de la Humosa y al oeste una amplia vista del skyline de Madrid.

Y para terminar nada como una cerveza al final del camino. Un camino que cambia mucho con las estaciones, al que volveré en unos meses, cuando los cultivos de colza estén floreciendo e inunden de amarillo los campos._DSC0261

 

Anuncios