Más allá del desfiladero de Mont-Rebei hasta las pasarelas de Montfalcó.

Aunque antes de salir de ruta te prepares el día buscando información por internet, siempre es recomendable pasarse por el punto de información turísica del lugar. Ante la pregunta estándar de ¿Qué se puede visitar en este lugar?, el personal de estos puntos tiene optimizado un discurso rápido y eficaz en el que te resumen brevemente lo más característico de la zona, dibujando sobre un mapa una y otra vez las mismas líneas, círculos y horarios de visita.

Cuando además de toda esta información, terminan la respuesta con un comentario ingenioso, siempre me pregunto si se le habrá ocurrido en ese momento o es una línea que repiten también todos los días. En el punto de información de la ruta del Congost de Mont-Rebei, terminaron de responder a mi pregunta con el siguiente comentario: “en un día de calor como hoy es obligatorio bañarse, por lo que si lo haces con bañador no te olvides el bañador, y si te bañas en pelotas, no te olvides las pelotas”.

El 25 de junio de 2016 la ruta elegida fue Ruta del Congost de Mont-Rebei y pasarelas de Montfalcó. Es de esta clase de rutas de las que no he oído hablar hasta hace un mes, y cuando voy está saturadisima de gente, y pienso que soy la única persona del planeta que no habia oido hablar de ella. Según la pagina web oficial, unas 60.000 personas visitan cada año esta ruta.

Esta ruta comienza en el parking de La Masieta en Lleida, a unos 7 km del pueblo Puente de Montañana. Desde ahí se pueden realizar varias rutas siendo la más transitada la que va desde La Masieta hasta las pasarelas de Montfalcó atravesando el desfiladero de Mont-Rebei y vuelta. Para ser previsor me bajé la ruta de wikiloc, aunque ni es necesario ni útil. Primero porque está muy bien señalizada y segundo porque apenas hay cobertura.

Tras un primer tramo al borde del embalse y después de cruzar un puente que se mueve bastante llegamos al punto más interesante de la ruta. El Congost de Mont-Rebei es un desfiladero de paredes verticales de 500 metros de altura en su punto más alto, por el que se puede pasar por un camino de herradura que lo atraviesa. Este camino tiene bancos para disfrutar de las vistas y una sirga de seguridad fijada en la pared. Al inicio de la ruta un panel informativo te cuenta la historia de este camino. Si bien a principios del siglo XX se creó un camino en este desfiladero, a mediados se inundó por la creación de una presa y posteriormente en los años 80 se finalizó el camino actual con diferentes remodelaciones a finales del XX y principios del XXI.

Hay que llegar al año 2013 para que esta ruta tenga continuidad hasta las pasarelas de Montfalcó. Ese año el gobierno aragonés inauguró el puente colgante del desfiladero de Seguer y las pasarelas. Así que una vez pasado el desfiladero continuamos la ruta hasta el puente colgante. Este puente cruza el río y cambiamos de provincia, tras unas escaleras en una pendiente importante llegamos al primer tramo de las pasarelas de Montfalcó. Son unas escaleras que bajan zigzagueando una pared vertical desde las que tienes unas vistas increíbles de la zona. Un poco más adelante hay otro tramo de pasarelas y es al final de este segundo tramo donde decido finalizar la ruta y dar vuelta. No son muchos kilómetros pero hay muchos cambios de pendiente y el día que la hice pegaba un sol abrasador.

Como en casi todas las rutas de senderismo es muy importante llevar agua abundante, y en verano gorra y protección solar. En la parte del desfiladero vas por la sombra y se crea una corriente de aire que se agradece. En cambio más allá del desfiladero no hay sombra apenas y el sol cae a fuego. Aunque parece obvio llevar ropa cómoda y agua si vas a hacer kilómetros al sol, en una ruta tan frecuentada me cruzo a menudo con gente sin mochila, con pantalones vaqueros, zapatos de vestir,…

Otra opción para realizar la ruta, es la piragua. Varias empresas de alquiler de piraguas te ofrecen varias opciones. Ida y vuelta con piragua, ida con piragua y vuelta en barco, y la que me parece la mejor de las ideas que espero realizar algún día: ida en piragua y vuelta andando.

En definitiva, si dejamos de lado que había demasiada gente en la ruta, es un lugar muy recomendable. Una de las rutas de senderismo más espectaculares que he realizado en mi vida. Y con el calor que hacía ese día, la cerveza fresquita al final del camino sentó muy pero que muy bien._DSC0285

 

 

 

 

Anuncios